ALDORA

Diseño y desarrollo de UAV autónomos

En la misión Aldora se trabaja en un sector emergente como es el de los drones UAV autónomos, capaces de desarrollar tareas complejas de reconocimiento del territorio. Con su avión Thanos buscamos llevar esta tarea hasta el extremo y desarrollar un vehículo de exploración espacial, concretamente para la exploración de la atmósfera del satélite natural Titán. Paralelamente, se está desarrollando un avión para participar en el UAV Challenge para poner en práctica la tecnología necesaria para el avión Thanos.

Para cumplir este objetivo la misión cuenta con estudiantes de ingeniería aeroespacial y electrónica, profundizando en todas las disciplinas que pueden afectar a un avión así: aerodinámica, estructura, robótica, programación, inteligencia artificial, telecomunicaciones, etc. Todo se está desarrollando íntegramente por los estudiantes de la ESEIAAT aunque se está colaborando con empresas externas como HP y JBC para alcanzar el objetivo de la misión.

La misión consta de dos etapas, en la primera se desarrolla la tecnología necesaria para poder construir el avión y en la segunda se combinan todos los elementos para construir la aeronave definitiva.
El desarrollo tecnológico se ha realizado con diferentes prototipos.

Misiones

Alfa 2

(2017-2018)

Fue la primera aeronave del proyecto y con la que se probaron las primeras tecnologías y conceptos que inspiraron el proyecto. El avión era un avión con capacidad de encendido y aterrizaje vertical (VTOL) completamente autónomo. Cuenta con 4 motores que sirven para el encendido y el aterrizaje a la vez que para el vuelo horizontal. Gracias a la colaboración con HP la estructura del dron se hizo con su tecnología 3D MultiJet Fusion.
Las dificultades que presentó este diseño para el vuelo autónomo y el sistema de propulsión provocaron que este diseño se dejara de lado.

Kronos

(2018-2019)

Segunda aeronave del proyecto y con la que se mejoró el diseño de Alpha 2. En el diseño aerodinámico se conservó la estructura de ala volante, pero se añadió un timón de cola para mejorar su estabilidad. En el sistema de propulsión se añadió un motor, consiguiendo un total de 5, cuatro para el vuelo vertical y uno para el vuelo horizontal. La estructura se siguió imprimiendo con el MultiJet Fusion de HP.
Los cambios en el diseño aerodinámico y de propulsión permitieron que el sistema de control autónomo fuera viable. El problema de este diseño fue el peso de la impresión 3D que impidió que el prototipo fuera probado en una situación real.

UAV
Challenge Drone

(2019)

Al inicio del proyecto no estaba contemplado la competición, era un objetivo a largo plazo. Con la nave Kronos se desarrollaron todas las tecnologías que serían cruciales para poder construir del dron UAV autónomo. Los miembros de los cursos anteriores consiguieron desarrollar: visión artificial para la detección de obstáculos mediante uno Lidar, una electrónica propia y las técnicas de construcción de aeronaves mediante la combinación de materiales compuestos con impresión 3D. Para comprobar el funcionamiento de todas estas tecnologías se optó para construir un dron VTOL que fuera la evolución de la nave Kronos que las utilizara todas. Este dron se diseñará especialmente para participar en el UAV Challenge conjuntamente con la misión Grass.

Thanos

(2019)

Es la última aeronave del proyecto y la que presenta el proyecto más ambicioso. El Objetivo es crear una nave dimensionada para poder realizar misiones de reconocimiento a planetas o lunas del sistema solar, concretamente es dimensiona para volar a la luna Titán.
Por este dron se ha preferido no utilizar una configuración VTOL, ya que en una atmósfera más densa que la de la Tierra es más fácil controlar una aeronave de vuelo horizontal. Primero de todo se construirá la nave para que vuele a la Tierra para probar todos los sistemas necesarios para realizar la misión y posteriormente se adaptará para volar en Titán.

La característica principal de esta aeronave es que permitirá a diferentes científicos estudiar con más profundidad los enigmas que rodean la superficie de Titán. Para ello, no sólo se ha adaptado la aeronave para que vuele correctamente en las condiciones extremas de Titán, sino que además dispondrá de sondas en el interior de la misma que se lanzarán en distintos puntos de interés para que permitan un estudio de la superficie del astro. Todo esto no podrá ser posible sin la colaboración de las empresas externas de HP y JBC, las cuales aportan tanto ayudas tecnológicas como materiales para el proyecto.